Frente Cívico – Somos Mayoría – Madrid

Centro – Chamartín – Moratalaz

Rajoy, entre Negrín y Franco

Rajoy utiliza la excepcionalidad de la situación económica para llevar a cabo un programa de reformas de gran calado disfrazadas como simples medidas contra la crisis. Se trata de realizar una ruptura encubierta de la Constitución, un golpe de Estado de salón para crear un status quo diferente del de 1978 que afecte a los derechos laborales, al estado de las autonomías, al régimen de libertades y al actual sistema electoral. Este proceso no está exento de riesgos, y el presidente lo sabe, porque su liderazgo está cuestionado dentro de su partido y vigilado por la atenta mirada de Aznar desde la FAES. Pero Rajoy tiene fuera de sus filas a un aliado accidental, el PSOE… (publico.es)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.